Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

template fp

 

 

 

Recuerdos de Colegio Marista San  

Alfonso y Centro Escolar Católico Marista 

 

Me piden que escriba algunos sentimientos sobre mi estancia en el COMSA y en el CEMA: En primer lugar, les diré que siento nostalgia por estos seis años vividos con mucha ilusión y esfuerzo. 

 

Desde un primer momento me propuse dar continuidad al proyecto provincial de dar una nueva orientación a la anterior Escuela San Alfonso y crear un colegio en el turno matutino y un Centro Escolar para alumnos de escasos recursos. Este proyecto fue iniciado por el Hno. José Alcalde y continuado con entusiasmo por los Hermanos Severiano Quevedo y José Antonio Baños. Hay que añadir que el Profesor Fidel Miranda también fue un elemento decisivo para dar este paso: Dar un nuevo rostro a esta obra Marista tan querida por todos. 

A mí me tocó asumir el riesgo del paso siguiente, la creación del Bachillerato Académico y mano a mano con el equipo Directivo y con el equipo de maestros, fuimos dando los pasos necesarios hasta lograrlo, con la gran alegría de contar con el apoyo de la Fundación Simán que, gracias a la gestión del Hno. Roberto Linares y a la generosidad de esta excelente familia, se hizo realidad un sueño que no estaba previsto por nuestras autoridades provinciales, la construcción de dos edificios que permitieran dar alojamiento al nuevo grupo de alumnos de Bachillerato. No cabe duda de que María lo ha hecho todo entre nosotros y sabe dar la respuesta oportuna a su Obra. 

 

Recuerdo con añoranza al trabajo en equipo que realizó el equipo Directivo, y de manera especial El Lic. Fidel Miranda y el Lic. Arturo Espinoza. Posteriormente también el Lic. Felipe Vallejo y la Licda. Martita Valladares y el Hno. Alfonso García. Sin embargo, sería injusto decir que ese sentido de equipo, ese ambiente de amistad que pude gozar fue únicamente con el equipo Directivo, también lo viví con el personal docente, el personal administrativo, el equipo de pastoral y el personal de mantenimiento. Esta unidad, ese sentido de corresponsabilidad por parte de casi la totalidad del personal, nos permitió superar los grandes retos del momento: Las acreditaciones, tanto del Ministerio de Educación, como de la Provincia Marista de América Central que vivió un gran esfuerzo de renovación educativa, implementando nuevos modelos de planificación, ejecución y evaluación del sistema educativo.

  

También se estableció un circuito de tráfico y un sistema de parqueo para facilitar el traslado ordenado de alumnos y profesores, en esta iniciativa el Profesor Samuel Blanco tuvo un liderazgo y un aporte sumamente valioso. Se creó el Parque Ecológico Hno. Francisco Rivat recuperando el terreno del barranco. Se renovó el servicio social.  Se remodelaron las tiendas escolares y la gradería con sus respectivas astas de banderas. Anteriormente se remodelaron las oficinas de Administración y se construyó la rampa para discapacitados. No cabe duda de que fueron años apasionantes. 

 

Tengo que señalar que para mí fue muy estimulante el apoyo de la Directiva de Padres de familia, en especial quiero mencionar al Sr. Daniel Portillo, que fungió como presidente y a su equipo coordinador. Posteriormente lo reemplazó la Dra. Lissette Vides que supo dar también un aporte muy valioso, hasta que la pandemia del COVID 19 frenó todo este dinamismo. Quisiera recordar algunas de sus realizaciones: El equipamiento de los laboratorios, la remodelación de la cancha de primaria, adecuación de las canchas, mesas, techados y siembra de árboles, y de los baños de varones de los pequeños. En la segunda etapa de la Directiva se renovó el funcionamiento de la Clínica escolar tanto de medicina general como de Odontología y se implementó el deporte competitivo.  

 

Indiscutiblemente el lado fuerte y más significado de nuestros dos centros ha sido siempre el trabajo Pastoral: La catequesis, los grupos juveniles, de adolescentes e infantiles, las convivencias, la vida litúrgica, Escuela de Padres, las Fraternidades. También la pastoral social, sobre todo en el CECMA, con múltiples actividades de apadrinamientos, de útiles escolares, de estudios paralelos en otras instituciones, de cursos especiales y de voluntariado.  Con el programa de becas se logró que los alumnos más destacados de noveno grado estudiaran su bachillerato en el COMSA, con resultados muy exitosos. Además, se apoyó a otros alumnos egresados de noveno grado con becas en otros centros educativos en los cuales pudieron sacar su Bachillerato. Con gran satisfacción hemos podido apreciar que muchos los alumnos del CECMA han tenido acceso a la Universidad y han culminado su carrera. Hablando de la Pastoral viene a mi memoria el recuerdo agradecido hacia Aldo Arévalo quien, además de coordinar la Pastoral del colegio por varios años, fue un apoyo decisivo en todas las mejoras físicas que se realizaron en nuestras instalaciones, gracias a sus conocimientos y talento como arquitecto. 

 

Sin embargo, mi recuerdo más valioso son mis hermanos de Comunidad. Gocé la alegría de convivir con hermanos sumamente valiosos que en todo momento fueron un estímulo y un apoyo en la buena marcha del colegio. Esto permitió a nuestra comunidad acoger a varios aspirantes a la vida Marista, novicios y voluntarios para que pudieran compartir con nosotros el sueño de Marcelino Champagnat. 

El que haya hecho memoria de algunas experiencias positivas no quiere decir que no haya tenido algunas dificultades muy significativas como fue mi frágil salud y, sobre todo, mi sordera que en los últimos años fue aumentando y me causaba mucha incomodidad en mi relación con los alumnos y con las demás personas. 

 

Creo que yo también celebro con mucha gratitud al Señor y a la Buena Madre estos 89 años de vida del COMSA, somos muchos los Hermanos, los Directivos, los docentes, el personal administrativo que hemos gastado nuestras vidas con alegría en nuestro colegio, con la ilusión de que nuestros alumnos y alumnas sean mejores personas y mejores cristianos. Felicitaciones y enhorabuena para todos. 

 

Hno. Jorge Muñoz.