Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

"Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús"

San Marcelino Champagnat

Los Hermanos Maristas están al servicio del Reino, para conocer, amar y hacer amar a María.

En 1789 se produce el nacimiento de Marcelino Champagnat y también del mundo moderno (por la Revolución Francesa). Esta coincidencia es un símbolo, si pensamos que como educador y fundador, este sencillo sacerdote consagró su vida a la evangelización de un período de historia que llega hasta nuestros días.

fondo

Desplegó una actividad apostólica impresionante y la Fundación de los Hermanos Maristas; en 1817, es el fruto principal de su sacerdocio. 

Los Hermanos Maristas tienen por fundación, como rica herencia de Marcelino, un carisma particular: la educación cristiana de los niños y jóvenes, especialmente de los más desatendidos. A los niños y jóvenes consagran toda su vida, están con ellos y les cuidan, les acogen en su casa y en su corazón, son audaces para ir donde ellos están, incluso más allá de la escuela, para educar su vida y hacer crecer su fe. "Para educar a los niños y jóvenes, hay que amarlos", decía Marcelino Champagnat.

Imagen 028

Y Marcelino les infundió un espíritu particular: La sencillez, que impregna toda su relación personal; el espíritu de familia, forman comunidades fraternas donde afloran las cualidades humanas y los dones espirituales de cada Hermano; el amor a María, pues siempre la invocan como la " Buena Madre" y procuran para ella una tierna y filial devoción, pues creen que María lo ha hecho todo entre ellos.

Nuestra Escuela vive el sueño de Champagnat y acoge con su espiritualidad marista a niños y jóvenes llenos de amor y compromiso junto con el Evangelio.

 "Vive en tu corazón lo que el soño..." 

San Marcelino Champagnat